domingo, 6 de mayo de 2018

Decrepitus suburbana II



 Tras otro parón, como viene siendo habitual en mi últimamente, os traigo la segunda parte de la escenografía que había pintado para la campaña de Necromunda. Se me hace un poco raro subirla, por que la campaña está bastante parada desde hace tiempo, o más bien parada del todo (trabajos, estudios, etc, han hecho que la mayoría de jugadores no completara sus partidas)

 De hecho, un par de socios de los que jugaban la campaña, se están currando una mesa impresionante de Mordheim, para una campaña que quieren empezar, y en la que uno de los requisitos, es que están todas las miniaturas pintadas para poder participar (y quieren que la mesa esté acorde con las bandas que participen) Ya os traeré por aquí fotos de la mesa, y de las bandas.

 No obstante, como lo prometido es deuda, y por que al fin y al cabo, puedo seguir jugando partidas sueltas, simplemente por que me mola Necromunda más que ningún otro juego, os seguiré enseñando la escenografía que construí para el juego.

 La primera es una sección de conductos de residuos (o eso creo por los verdosos restos brillantes y viscosos que aún gotean por parte de la estructura) La misma debería de ser una forma de evacuación de alguna de las fábricas que hubiera en la cúpula donde se encontrara, pero que algún accidente o explosión provocada destruyó, dejando solo parte de ella.


Tuberías de pvc, cartón pluma, y un trozo de rejilla metálica, son los principales componentes de este elemento.




Los restos que aún gotean de la cañería, no parece que sean muy saludables.

 
 El siguiente representa algún centro de control o procesamiento de la zona industrial. Los materiales para fabricarlo, son en su mayoría restos. Una caja de cápsulas de Ariel, un tapón de leche, unos palos de plástico de remover los cafés de llevar, un trozo de rejilla de plástico.... Y para que siguiera teniendo una apariencia acorde con el universo Workshop de Necro y 40.000, algunas piezas sueltas como compuertas y aspilleras de un rhino, y un escarabajo necrón.


Si, he usado un escarabajo necrón como sensor de movimiento que abre la puerta. O quizás es un escarabajo necrón de verdad, y está esperando que alguna forma de vida incauta se acerque lo suficiente, quien sabe.

Cualquier resto que encontremos por casa, se puede convertir en escenografía.
  
  Y por último, otro edificio. Este ha sido confeccionado con mamparas de necro, y trozos de una bandeja de plástico para la fruta. No tiene más. Luego el pintado hace el resto. A pesar de que me gustan hacer elementos de escenografía desde cero usando todo el material reciclado posible. De vez en cuando también me gusta incluir elementos totalmente reconocibles como de Necromunda. Y como tenía algunas mamparas de sobra, decidir hacer este.
 Ofrece una buena base y coberturas tanto en la planta baja como en su primera planta, y una segunda planta que está a la misma altura que alguna de los otros elementos que he construido, para conectarlos mediante pasarelas.



Es que es ver esas mamparas, y gritar a voces NECROMUNDAAA

Un bote de Agrax se me ha ido en este cacharro jajajaja.

 Por ahora es todo amigos. Os iré enseñando más elementos en las próximas semanas, y algunos que estoy pintando para Punkapocalyptik junto con una mesa exprofeso para ese juego. Ya que en las ExMundis (las jornadas de rol, wargames y juegos de mesa que celebra nuestra asociación desde hace 18 años) que se celebrarán en Julio, y del que haré un buen reportaje aquí, hemos acordado con Bad Roll Games y la gente que les distribuye el juego (Anyma Distribuciones) hacer partidas de demostración del juego. Y ya sabéis lo que opino de hacer demostraciones de algo sin que esté todo pintado. Además, por supuesto, cuando mis compis terminen la mesa de Mordheim, también os la enseñaré aquí, junto con las bandas participantes.

 Un saludo, y nos seguimos leyendo.







viernes, 6 de abril de 2018

¿Está GW volviendo a una época dorada?

Este comentario lo llevo leyendo por los distintos foros, páginas web, grupos de Facebook etc especializados en wargames de miniaturas desde hace varios meses. Muchos "entendidos" aseguran que si, que GW parece que empieza a hacer caso a los clientes y está retomando los juegos de especialista, y vuelve a parecerse a la empresa que era en sus mejores tiempos.


Según dicen algunos, este es un juegazo. Me alegro por ellos, que lo disfruten con salud.



 Para empezar, el hecho de que alguien llame a juegos como Blood Bowl, Space Hulk o Necromunda, "Juegos de especialista" ya es sinónimo de que lleva en este mundillo cuatro días como aquel que dice. Es prueba inequívoca de que esa persona empezó en esto cuando GW ya solo tenía dos líneas principales (sin contar la franquicia de ESDLA) y a todo lo demás, empezaba a darle carpetazo, o dejarlo como algo totalmente minoritario en una esquinita de su web, y a lo que ya no se le sacaban novedades, pasando a estar disponible solo lo que les quedaba en stock. O lo que es lo mismo, finales de los 90 (98,99) e inicios del siglo 21.
 El otro punto a tener en cuenta, es qué se considera la época dorada de GW. Para aquellos que empezaron en esto en pleno Boom de Warahammer, consideran que fue la época de 6ª edición de Fantasy. Sencillamente por que era cuando el hobby GW se había extendido más  en todo el mundo, y casi cualquier conocido jugaba o había jugado a Warhammer, o tenía amigos que jugaban. Los torneos brotaban como las malas hierbas en cualquier localidad por pequeña que fuera (recuerdo haber tenido 3 torneos en el mismo mes en una provincia como Almería, que no es precisamente lo que podemos llamar una provincia importante con mucha población) Era muy fácil encontrar rivales, ir a torneos, o sencillamente jugar en alguna tienda por que hasta en ciudades pequeñas, encontrabas tiendas (si no de GW, puntos de venta independientes, que los llamaban) con mesas de juego.
 Pero incluso con todo eso, el periodo que va del 2000 hasta la muerte de Warhammer como tal en 8ª edición dista mucho de ser la época dorada de GW.

                

Antes de que los milenials llamaran a esto, juegos de especialista, ya había un universo infinito de reglamentos fascinantes en GW.

 Esta época dorada, tal y como la nombran los propios miembros de GW (diseñadores de juegos, ilustradores, escultores y pintores de miniaturas...) es la comprendida entre mediados de los 80 y principios de los 90. Unos años en los que GW, a pesar de tener a Fantasy, y 40.000 como sus Buques insignia por llamarlos de alguna manera, tenía muchísimos más juegos de todo tipo. Desde juegos de mesa como The Fury of Drácula, Curse of the Mummys Tomb, o Blood Royale, a juegos de cartas (las Combat Cards), pasando por otros juegos de batallas como Space Marine, Mano'war, Titan Legions, e incluso juegos para niños pequeños como su gama de Troll Games. Juegos tanto de los universos de fantasy y 40.000, como de otros totalmente distintos como Dark Future, Rogue Trooper o Juez Dredd. Era difícil que no encontraras entre el extensísimo catálogo de GW, algún juego que te gustara. Esa era la verdadera época dorada de GW.





Para que narices vas a enfrentar a tus marines espaciales contra unos orcos, cuando simplemente puedes liarte a manporros entre titanes y gargantes.


Un juego que hoy en día, no sería nada nada políticamente correcto.

Un juego sencillo, pero muy entretenido, y sobre todo que te permite disfrutar del placer de exterminar eldars

Juegazo donde los haya. Tengo pendiendo organizar una partida en nuestra asociación para gente que nunca ha conocido juegos como estos.
 

 Hay quien opina que los juegos de esa época eran malos. Normalmente por que su único factor para juzgar si un juego es bueno o no es, lo "equilibrado" que está. Vamos, que si es un juego que puede jugarse competitivamente es bueno y si no, es que es muy malo. Pues si, si esperáis juzgar un juego de GW de esa época por ese rasero, ni os molestéis, os parecerán todos malísimos.


 También hay quien basa su afirmación de que GW está en una nueva época dorada en la calidad de sus miniaturas actuales. Este punto es algo indudable (aunque con casi 40 años de experiencia a sus espaldas es normal que cada vez las minis les salgan mejor ¿no?) La calidad de las minis de GW en los últimos tiempos es excepcional.  Otra cosa es que te gusten o no que ahí ya no me meto. A mi personalmente la mayoría no me gusta, al igual que sus sistemas de juego.

 "Pero el que GW esté reeditando sus viejos juegos es algo bueno ¿no?"  Pues hombre, así dicho a bote pronto, si. Pero el caso es que volvemos a lo de antes ¿Es bueno para quien? Para el jugador nuevo que no ha conocido los originales si. Para el que los conoció y no le gustaban como eran, puede que también. Para el que le gustaban los juegos de GW tal y como eran en su día, ni por asomo.


Entre esto....

Y esto. Me quedo con la primera imagen sin dudarlo. Por buenas que sean las miniaturas actuales.


 "Los nuevos reglamentos de GW son mejores que los antiguos"  UN MOJÓN COMO UNA MONTAÑA DE GRANDE.  De mejores no tienen absolutamente nada. Son distintos, sin más.
 Actualizados a los gustos y parámetros que rigen a los jóvenes de hoy. O sea, más sencillos y simplificados que sus antecesores. En un mundo donde los chavales viven rodeados de móviles, tablets, consolas, cuyo principal beneficio para su disfrute es la inmediatez, los juegos de mesa, de miniaturas y cualquier otro que quiera intentar competir con ellos ha de optar por la sencillez y a ser posible con componentes (en este caso las miniaturas) que requieran cada vez el menor trabajo posible para estar listas. Si no, los chavales pasan de ellos.
 Pero esto no hace que sean mejores que sus predecesores. Simplemente son otra cosa, y te pueden gustar más o menos, pero no los hace mejores. Depende de lo que esperes obtener de un juego te gustarán unos u otros.



Este juego tiene un nivel de complejidad brutal comparado con su "sucesor" al menos en espíritu, Dreadfleet. Y es cien mil veces mejor juego que este. NO siempre más sencillo es mejor.
   

Warhammer fantasy 3ª edición. La mejor de las versiones de este juego para todos los verdaderos Oldhammers. Con un nivel de complejidad que hoy en día a los jugadores de AoS les resultaría totalmente abusrdo.
       
 Como política de empresa, es normal y la entiendo perfectamente. Adaptarse o morir que se llama. Pero eso es desde el punto de vista de la empresa. Desde el mío como jugador veterano, me parecen en el mejor de los casos un despropósito.
 Salvo por cosas puntuales, a mi y a la mayoría de mi generación GW nos ha perdido como clientes (unos clientes que por cierto, salían muy rentables) Y no por que por la edad hayamos dejado de comprar miniaturas o juegos, si no por que ya no compramos los suyos.


 Por eso, cuando leo o escucho eso de que GW está volviendo a una época dorada, mi pregunta es ¿una época dorada para quien? Para las nuevas generaciones si. Para los veteranos (veteranos de verdad, no aquellos que empezaron hace apenas 16 o 17 años) no lo es en absoluto. Pero es que además es algo que GW no podrá recuperar aunque quiera. El mundo ha cambiado, y hoy en día la oferta de ocio contra la que competir es tan amplia, que una multinacional como ellos, para poder seguir siendo lo que son han de centrarse en un público más joven y por tanto adaptarse a sus gustos.
 No hay más.

 Como coleccionista, me compro aún algunas de las minis que sacan (las cuales dudo que alguna vez lleguen a salir de sus cajas) Pero ya no me interesan para nada sus juegos. Ni siquiera aquellos que son reediciones de algunos clásicos suyos. ¿Para qué? Si ya tengo los originales y los puedo seguir jugando igual que los jugaba en su día.

 En definitiva, Games Workshop hay que reconocer que está intentando enmendar viejos errores de un pasado reciente, y congraciarse con la afición dentro de lo posible y lo que le marca el mercado. Sus miniaturas tienen una calidad excelente y si te gusta su estética actual, es una de las mejores marcas que vas a encontrar en el mercado.  Si los reglamentos sencillos y sin florituras te gustan, disfrutarás con sus juegos. Pero no intentéis convencernos a los que llevamos toda la vida en esto de que la época dorada ha vuelto.

 Un saludo a todos, y a los que tengáis la oportunidad de probar alguno de estos juegos antiguos de GW, y seáis capaces de hacerlo con una visión no competitiva, hacedlo. Lo mismo descubrís que no hace falta que un juego tenga unas facciones con las mismas posibilidades de ganar para pasárselo bien. 



lunes, 5 de marzo de 2018

Un mágico trio.

 Como no solo de Necromunda vive el Oldhammer, también estoy pintando últimamente bastantes miniaturas sueltas de fantasía, por supuesto antiguas (las nuevas que pinto, son solo de BB, y solo por encargo)
 En concreto, en el grupo de Facebook de Oldhammer España, tenemos un desafío cada mes que nos vamos poniendo el reto de pintar una mini de un tipo en concreto. En el mes de Enero, tenía que ser un hechicero, por el tema de los reyes magos. Pero a mi como me hizo gracia, me propuse pintar tres, uno por cada rey mago.
 Para estos desafíos suelo elegir minis que tenga desde hace mucho, y que no tengan ahora mismo una finalidad definida en mis partidas actuales, y que por tanto, no tengan muchas papeletas para entrar en la cola de pintado, al menos no en breve. Así me obligo un poco a pintar cosas que llevan años y años en los cajones. Y poco a poco, algunas joyitas van saliendo a la luz.

 En esta ocasión iba a pintar 3 hechiceros de Talismán (del original de 1ª edición) pero mientras las buscaba, se cruzó ante mi vista, una miniatura que lleva más de 20 años largos conmigo, y que la pobre creo que nunca soñó con acabar pintada jejeje.

 Se trata de un Nigromante de Alternative Armies. Está marca se quedó con los moldes originales de la serie Dungeon Dwellers de la desaparecida a mediados de los 80 Rieder Design. Me la compré hace ventitantos años en una tienda de Barcelona (Gigamesh) en un cajón que tenían con blíster que estaban liquidando de marcas de las que les quedaban pocas referencias y que no tenían intención de reponer. Esta mini en concreto venía con un grupo de mando de zombies, y me lo pillé (junto con algún blíster más que espero ir pintando y poniendo por aquí) No eran Citadel, ni Marauder, etc, pero había por entonces muchas marcas que hacían minis muy chulas. Muchas de ellas totalmente compatibles con el omnipresente en esos momentos Warhammer.

 Muchas de esas marcas, se siguen vendiendo hoy en día, si no por su marca original, por otra que se ha quedado los moldes. Esta miniatura sin ir más lejos, aún se puede conseguir en la página de Alternativa Armies.

 Pero bueno, que esa es solo una de las tres. Al final pinté dos de Talismán (una bruja y un druida) y este nigromante de AA.

 Aquí os los dejo.

Sip, el tipo verde con pinta de alienígena, es en realidad un Nigromante.


  Si os gustan estas minis antiguas, os iré trayendo más al blog. Un saludo.

jueves, 1 de marzo de 2018

Decrepitus Suburbana

¿Recordáis los artículos de la White Dwarf con este nombre? Pues si, efectivamente y como no podía ser de otra forma, iban sobre escenografía para Necromunda. Así que esta entrada, ya os podéis imaginar de que va jejeje. Tal y como eligió la mayoría de los que contestaron en el post anterior, voy a enseñaros alguna de los elementos de escenografía que he ido haciendo y pintando para nuestra campaña en la asociación.
 La verdad es que entre unas cosas y otras se nos ha quedado una mesa bastante apañada, y ya estamos preparando otras dos. Tendrán aspectos distintos las tres mesas una vez acabadas, para representar enclaves y localizaciones distintas en el submundo, y dar más variedad a las partidas.

 Esta primera mesa, la he ido haciendo elementos que representen viejas partes de una fábrica en una cúpula abandonada hace muuuuucho tiempo, y de la que solo quedan algunos elementos dispersos por la misma.

 El primero de los elementos, es una vieja entrada de servicio a la cúpula. La pared de bloques de hormigón de uno de los extremos, va siempre pegada a uno de los laterales de la mesa, y representa la pared de la cúpula en la que hay una puerta de servicio que posiblemente de a un corredor que conecte con otras cúpulas. Esta está conectada mediante una pasarela sobre varios conductos (de gas, combustible, prometeo...) al primer edificio que puede que en su momento fuera una estación de bombeo y distribución de aquellos que aquellos fluidos que transportaran las tuberías en su día.


Una vista general del edificio.

Las viejas cañerías están totalmente corroídas por el tiempo y la humedad.

A pesar de los muchos años que lleva abandonada la cúpula, los sensores de la puerta aún siguen en funcionamiento.

Quien sabe que tipo de extrañas criaturas habrán anidado en el lúgubre interior de ese edificio tras tantos años de abandono.
 
Como podéis ver, menos las 4 manparas de Necromunda, y un compuerta superior de un Rhino, el resto de los materiales utilizados son desechos, como trozos de tuberías de pvc, un trozo de rejilla, corcho, unas bandejas de movimiento, peanas de renedra, cables, y hasta partes de unos auriculares que hacen las veces de farola, y el sensor de la puerta.



 El siguiente elemento que os muestro, es muy sencillo. Simplemente es una plataforma industrial, que en su día conectaría con otras parte de la fábrica en pisos superiores. Está formada por una bandeja de plástico para guardar la fruta en el frigorífico, y 4 segmentos de una grúa de juguete haciendo las veces de soportes. Un pintado resultón, y voilà.

Muy poco trabajo, un gran servicio.



Ahora algo que no puede faltar en ninguna mesa de aspecto industrial que se precie. Un depósito de "algo" fabricado con un bote de plástico de algún tipo de batido en polvo, y donde las minis se puedan subir. El que me diga que nunca ha hecho un elemento de escenografía de este tipo ya sea para Necromunda o Warhammer 40.000, que abandone ahora mismo el blog. Abrase visto semejante despropósito.


En ninguna mesa del universo del 40.000 que se precie, puede faltar un depósito de "algo" donde subirse

Y por supuesto, el depósito tiene que tener fugas de ese "algo"

Por mal que nos salga el pintado, unas letras con tipología industrial, le dan un toque fantástico que lo compensa todo.


 Los materiales nuevamente son de lo más común. Un bote de plástico de cualquier batido o semejante en polvo, cartón pluma, tampones de plástico, trozos de matrices de plástico, un code de tubería de cobre, un volante de un camión de juguete del chino (si, más de una vez he comprado coches de juguete en el chino solo para quitarles las ruedas y los volantes) y en este caso, un trozo de carcasa de un rhino (aunque es totalmente prescindible).  Aunque en las fotos no se aprecia (veo que lo mío con las fotos sigue siendo una Odisea) con cola blanca, tinta verde y efecto agua de GW, hice los vertidos y filtraciones de "algo" en las tuberías y exclusa. Quedando un efecto mojado y viscoso muy chulo, y hasta las gotas resbalando por las tuberías. A ver si añado una foto de esa parte en breve.


  Algo que no puede faltar en ninguna mesa de Necromunda, son las pasarelas. ¿Qué sería de una partida de Necro, sin el riesgo de llevarte un escopetazo en medio de una pasarela en un tercer piso y caer al vacío? Al menos en nuestra campaña no puede faltar. Han muerto más pandilleros por caídas, que a balazos, con eso lo digo todo. Mis Mad Dogs son especialistas en ello. A pesar de acabar como la banda con más valoración de toda la campaña, los muy ceporros no consiguieron pasar ni un puñetero chequeo de iniciativa durante la misma. Disparo que se llevaban estando cerca de un borde, era una caída asegurada. De hecho, lo tenían tan asumido, que todos ellos tiraban siempre en la tabla de Fuerza cada vez que ganaban una habilidad buscando "lanzar enemigos". Ya que ellos caían cada vez que les disparaban, que sus rivales lo hicieran cuando se enfrentaran a ellos en combate cuerpo a cuerpo (acabé con 7 tíos en la banda con "lanzar enemigo")
 Aquí os dejo algunas de las pasarelas que hay en nuestra mesa de juego.


Un trozo de cartón, otro de rejilla metálica, y unos trozas de matrices de plástico, conforman una puente perfecto.

Tres pasarelas muy vistosas, y las más sencillas de hacer de todas. El pintado lo hace todo.

Como podéis ver en su parte inferior, son solo unos trozos de cartón pegados a unas matrices de plástico para que no se comben.

¿A que parece que las piezas fueran hechas a drede? Pues no son más que 4 peanas de 40x40mm de Warlord games, y unos trozos de matriz de plástico para hacer las vigas de sujeción rotas.

La pasarela del Drama. Se llama así por sus 24 cm de largo, que hacen que ni corriendo puedes llegar de un lado a otro en un turno. NO tiene cobertura, y siempre que hay botines, una de las fichas está ahí, cual vil cebo para cazar incautos. Huelga decir que de aquí, han caído más pandilleros al vacío, que suicidas del puente de Brooklyn.


 De nuevo todo ha sido formado con materiales que todos tenemos por casa, o son muy sencillo de conseguir. La pasarela del Drama, es la única que tiene materiales más específicos, como son unas bandejas de movimiento de Zvezda, y la pluma de la misma grúa de plástico de la que usamos las 4 secciones para la plataforma industrial.


 Y por último en esta primera entrada sobre escenografía del submundo, algo que al igual que las pasarelas, es también un elemento imprescindible en cualquier mesa de Necro. Las coberturas.

 En este caso, los materiales a utilizar con ya cualquier tipo de restos, elementos de equipo del 40.000 o fantasy que tengamos de sobra, y unos trozos de cartón para hacer las bases. Desde pajitas de plástico, hasta restos de matrices, cables, tuercas, tornillos, arena, piedras....




10 elementos de cobertura hechos casi todos con restos. Del edificio, os hablaré en la siguiente entrada de Decrepitus suburbana.

Lo más importante, es darle a todos los elementos un tono homogéneo. Que en mi caso se resume en pocos colores, y mucho óxido.




 Y hasta aquí, la primera entrada sobre la escenografía para Necromunda que ya tengo terminada. Aún tengo para hacer un par más de entradas, y posiblemente para hacer otras con WIP que aún tengo a medias (evidentemente si no , no serían wip, so tarugo)
 Espero que os gusten y que os animéis a hacer vuestra propia mesa. Como veis, no hace falta gastarse un dineral en escenografía, y con un pelín de trabajo, imaginación y materiales de desecho, se puede uno hacer una mesa cojonuda.

 Os dejo con alguna toma general de la mesa de juego. Un saludo a todos.


En esta mesa ha habido más drama, que en todos los capítulos de Cristal y  Topacio juntos.

Lo se, hay un par de miembros de mi banda de Orlocks que no son dignos de salir en las fotos.


¿Os acordáis de lo que os he dicho de la pasarela del drama? Pues ahí va uno intentando llegar al botín. Afortunadamente mis Orlocks, tenían pasta de sobra para pagar a algún pobre infeliz que se encargara de esa misión suicida.

-¡Wathca carnal! Son demasiados psicópatas, mejor bricamos arriba 
-¿Por esa escalera sin pintar? No me fio  wey, mejor los espero aquí.




domingo, 11 de febrero de 2018

Por un puñado de créditos.

 Si, ya se que había dicho que mi intención era ir actualizando el blog y añadir entradas nuevas cada semana, pero es que al final uno se de cuenta que con el tiempo libre que le queda, tiene que elegir entre jugar o hacer entradas en el blog de lo divertido que es jugar. Y claro, por ahora va ganando el jugar jajajaja.
 Y lo mismo pasa con pintar, o hacer entradas de pintar, hacer escenografía o entradas sobre hacer escenografía.... Que además, todo esto es la pescadilla que se muerde la cola. Por que para hacer una entrada sobre miniaturas pintadas de Necromunda, primero tengo que pintarlas, o fotografiar las minis pintadas de mis compañeros de campaña. Y para hacer una entrada sobre hacer esceno para Necromunda, primero tengo que hacerla y pintarla.
 A mi, el hacer una entrada sobre como hacer escenografía para Necromunda, usando fotos de trabajos que han hecho otros, sacada de la red, como que no me va mucho. Ojo, que no tengo nada en contra de quien lo haga, sencillamente yo prefiero enseñar lo que hacemos nosotros. Aunque es cierto que a veces ves por la red algunas cosas para Necromunda (o cualquier otro juego) que te gustaría hacer un recopilatorio aquí de las auténticas maravillas que le ves hacer a la gente para nuestro juego favorito del momento.

 Pero bueno, a lo que íbamos. Entre esos ratos que he ido utilizando para pintar, últimamente me he decantado por pintar unos cuantos mercenarios necromundianos. Yo suelo meterlos en mis bandas por que me gustan la variedad que le dan a la banda. Y por que la mayoría de mis rivales en la campaña se decantaron por llevar bandas de forajidos, con lo que no pueden denunciarme a los comerciantes por usar luchadores de pozo, brujos, exploradores piel rata...Muajajajajaja

 Aquí os dejo a tres de ellos, que ya se han ganado un hueco en mis bandas.


El trio calaveras

 
 De los tres el que más partidas ha colaborado a las victorias de mis Iron Heads (la banda Orlock que ahora mismo domina nuestra campaña) ha sido el pistolero. ¿Ha hecho muchas bajas? Para nada, ha sido el pistolero más inútil de toda la colmena, pero ha absorbido muchas balas que de otro modo habrían ido a parar a alguno de mis chicos.

 El siguiente ha sido un explorador piel rata, que tengo que aunque tengo pintado, tengo que decidir si le dejo la peana que tiene con rejas, o se la cambio por la que les estoy haciendo a todas las minis de Necro (como las de estos tres). En cuanto me decida, subiré sus fotos, junto con las del cazarrecompensas y otro forajido que estoy terminando.

   
 
El pobre Rudolph Kasinsky, tuvo que abandonar su casa por unas insidiosas acusaciones de pertenecer o incluso dirigir un culto Genestealer. Cuando el solo tenía la sana afición de meterse en la cabeza de la gente y convencerlos que podían saltar al vacío y volar. Las malas lenguas, ya se sabe. Al menos ahora en el submundo, puede continuar con su afición ,convenciendo de que son como ligeros pajarillos a los miembros de las bandas rivales.

 
Manco McGee. El pistolero con menos puntería del submundo, y una supuesta agilidad endiablada (que nunca ha demostrado) Suele tener mucho trabajo, no por la potencia de fuego que pueda aportar, si no por que parece tener la habilidad de no morir nunca por muchos disparos que reciba. Como dicen en la colmena, si necesitas protección contra los disparos enemigos, no gastes créditos a lo tonto en armaduras, McGee es mucho más económico, y se mueve más rápido.

 
Tenacitas. Miembro fundador de la Hermandad de la Cizalla. Una banda de luchadores de pozo armados todos  con Ohh!! sorpresa, Cizallas. Y cuyo lema es "Perderemos la batalla, pero muchos de vosotros la cabeza"
 Cualquiera que se haya enfrentado a uno de estos desquiciados con cizalla por brazo, saben el pánico absoluto que infunden a la gente conforme los ven cada vez más cerca. Así que imaginaros un banda entera de psicóticos medio ciborgs, armados todos así.
 
 En fin, en las próximas entradas, iré dejando fotos de más mercenarios. O de nuestras bandas en la campaña, o de la escenografía que he hecho para la misma, o incluso de transformaciones para Necromunda (ya sean para miembros sueltos, pistoleros, o incluso bandas enteras) Id poniendo en los comentarios de que preferís que vaya la siguiente entrada sobre Necromunda.

 Un saludo, y que vuestros territorios os den muchos créditos.




lunes, 8 de enero de 2018

Necromunda's Return




 Aí es compañeros.Las batallas bajo la ciudades colmena han vuelto. En la colmena Primus, las continuas disputas entre las casas Golitah, Orlock, Delaque, Escher, Van Saar y Cawdor, se resuelven bajo el muro que separa a las gentes "civilizadas", de lugar oscuro y vil donde residen los depravados, marginados, perseguidos, o simplemente aquellos que no quieren seguir viviendo en la opresora conformidad de la vida útil a la sociedad. El Submundo.

 Un lugar hostil y salvaje bajo la inmensidad de las ciudades colmena. Un hábitat formado por miles de cúpulas abandonadas hace siglos, mientras la gran colmena iba creciendo y creciendo, construyendo nuevas cúpulas sobra otras antiguas. Cada vez más alto, cada vez más modernas, cada vez más alejadas del alcance de los ciudadanos, y destinadas solo a las grandes casas nobles del planeta.
 En el submundo, sus residentes afrontan una vida dura y llena de sacrificios. Y no todos están dispuestos a seguir ese camino. No todos quieren seguir las leyes que impone el Gremio de Comerciantes que se han convertido casi en la única forma de gobierno, pues a la autoridad imperial no le interesa lo que suceda bajo el muro (mientras no se comentan crímenes que puedan afectar a las casas, lo que hagan los despojos humanos que viven en las cloacas no les preocupa en absoluto.

 Pero incluso aquí abajo, están presentes las casas de la colmena. La vida aquí es dura si, pero está llena de riquezas para aquel que sabe encontrarlas. Aquellos miembros de las casas que han cometido alguna falta, o que no quieren seguir bajo el yugo opresor del sistema, cruzan el muro en busca de una vida de pillaje, saqueo, y confrontaciones. Se organizan en pequeñas bandas junto a otros renegados de su misma casa (no en vano, por mucho que un goliath odie la  dura vida de minero o constructor de su casa, siempre preferirá a otro golitah que a un presuntuoso Van Saar o a un traicionero Delaque)
 Las bandas de las casas, se van haciendo con el control de pequeñas zonas, creando su pequeño reino mientras intentan no incumplir las leyes de los comerciantes (o que si lo hacen no quede nadie con vida para contarlo) Y claro está, esto supone enfrentarse a las bandas de otras casas, así como a un buen número de bandas de forajidos.

 La vida en el submundo no es para todos. Solo los más duros y avispados sobreviven, y siempre es mejor afrontarlo en grupo, que en solitario. Así que si crees que tienes los rediles suficientes para bregar con este tipo de vida, deja tu oficina, tu puesto en la fábrica o en la mina, y cruza el muro hacia el submundo. La fama y la riqueza te esperan (si eres capaz de sobrevivir a los primeros días, claro)

  Con una introducción como esta, conseguí reunir a unos cuantos locos de mi asociación para volver a desempolvar nuestras bandas y montar otra campaña de Necromunda hará ya más de un año. No es la primera campaña que se juega a Necromunda en Ludere Aude, pero tenía claro que si iba a ser la primera que se jugara sin admitir a un solo jugador "competitivo" (como les gusta llamarse a ellos mismos, pero nosotros aquí los llamamos de otro modo ¿verdad?)
 Principalmente, por que este tipo de jugador, propicia casi siempre, el que las campañas no se terminen. Cuando la gran mayoría de jugadores competitivos juega una liga/campaña y ya no tiene opciones de ganarla, suele dejar de ir a las partidas, y eso era algo que quería evitar a toda costa.

 Otra cosa que tenía muy clara, es que se iba a jugar con la primera edición del juego (al menos la primera en salir como producto independiente, pues la primera versión del juego llamada Confrontation, solo salió en la WD Inglesa) Todo aquel que quisiera jugar con las posteriores versiones, tanto "oficiales" como fan made, podía montarse su propia campaña paralela, pero no jugar la nuestra.
 Ojo, no tengo nada en contra de los productos fan made. De hecho, en la campaña además del reglamento de Necromunda y el suplemento Desterrados, usamos también casi todas las bandas y reglas salidas en las Gang War y Necromunda magazine de la primera época. Pero le tengo una cierta aversión a aquellas ediciones fan made de reglamentos en plan 2ª edición o 2.5. Por que normalmente en casi todos los juegos, estas versiones las suelen hacer jugadores competitivos que creen poder arreglar los "fallos" de un juego para hacerlo como dicen siempre ellos, más equilibrado o balanceado (cada vez que dicen esta palabra, yo me imagino un reglamento en un balancín) Y lo siento, pero para todos aquellos que me digan que ellos recuerdan que jugando a la primera edición de X juego, tal o cual jugador se metía esto y aquello, o tal otro una combinación de ciertas unidades que estaban totalmente descompensadas y que si patatín que si patatán, les diré que lamentablemente el problema no estaba en el reglamento, si no en la gente con la que jugaban. Es así de sencillo.

 En fin, que el caso es que esta vez tenía muy claro a que jugadores iba a invitar al a campaña, y que cualquier persona que se quisiera unir, tenía que tener un cierto tipo de cualidades. Y tener una visión del juego muy parecida a la mía, al menos en lo fundamental, era una de ellas. Cualquier pregunta por parte de los nuevos jugadores del tipo "¿que composición de banda es más efectiva para empezar?, ¿Qué armas salen más rentables?, ¿Qué casa es mejor?" etc, supondría la expulsión automática de ese jugador antes incluso de empezar a jugar la campaña.

-¿Quiero eso decir que solo entonces que solo admitíais en la campaña a jugadores que ya hubieran jugando en su época?

 Para nada. Dos de los jugadores que participan, ni siquiera habían nacido cuando salió en España la primera edición de Necromunda. Y si, aún siendo de una generación totalmente distinta a la nuestra, han sabido adaptarse al espíritu que nos gusta a nosotros a la hora de jugar. Contar una historia por encima de ver quien gana.
 Además, gracias a mi amigo Alberto, del grupo de Oldhammer España, nos hemos hecho con reglamentos y suplementos para todos. En principio yo era el único que  tenía físicamente todo lo publicado de Necromunda, y eso era un inconveniente para la campaña. Pues no todo es fácil de encontrar en PDF por la red, para que todos los participantes puedan tener claras las reglas, el trasfondo etc. Pero Alberto, nos hizo el gran favor de hacer un recopilatorio con reglamento, manual, desterrados, y el primer Necromunda Compilation (una recopilación de artículos de la Gang War y la Necromunda Magazine), nos lo maquetó incluso con la portada y contraportada que queríamos, y la subió a Lulu, para que pudiéramos imprimirlos en tapa dura y todo. Quedó un libro de escándalo, y nos compramos un buen montón de ellos (prácticamente uno para cada jugador y otro para la asociación)






 Un gran ejemplar que hace que todos tengamos siempre a mano cualquier regla, tabla, etc que vayamos a utilizar. Nuevamente, muchas gracias Alberto por el currazo que te pegaste, de parte de todos los jugadores de la campaña y los socios de Ludere Aude.

 El otro gran escollo que algunos veían a este gusto por lo retro y cuasi desprecio por lo nuevo que tengo yo (como buen barbaslargas) es que solo mi hermano y yo, y otro jugador teníamos minis de Necromunda antiguas. Y estas no son precisamente baratas de conseguir por eBay y otras plataformas de venta de artículos de 2ª mano. Al menos no lo eran hasta hace poco, que conseguimos contactar con cierto clonador que hace unas copias perfectas (prácticamente indistinguibles con las originales) y a unos precios muy acordes al que sería lógico para una mini de 28 mm en metal.

 Aquí quiero hacer un inciso. No soy muy amigo de lo pirata y todos lo sabéis. Pero tampoco estoy precisamente a favor de los especuladores de eBay y demás plataformas. No estoy a favor de la piratería por que perjudica a la marca pirateada haciéndole perder ventas y beneficios, lo cual dificulta que sigan adelante con su juego. Dicho esto, creo que clonar miniaturas que están totalmente descatalogadas, y de las que su marca se ha desentendido totalmente, a los únicos que perjudica es a los listos de turno que quieren pagarse la hipoteca de la casa vendiendo minis viejas por eBay (la mayor parte de los cuales, también han clonado esas minis) Independientemente de que sea o no legal.

 Esto nos permitió que muchos de los jugadores de nuestro grupo, pudieran conseguir sus bandas a un precio lógico. Aunque también es cierto que te puedes hacer una banda de Necromunda transformando otras minis, o usando minis de otras marcas. Hay muchas minis con aire de Necromunda de marcas antiguas, que siguen aún hoy en día a la venta, como ya pusimos en el blog en otra entrada. Si que es verdad que para poder transformar minis, necesitas miniaturas de base que tengan un aspecto determinado, y tener una buena caja de restos. Pero es perfectamente posible (y más si tienes a algún coleccionista enfermo como yo cerca que te pueda proveer de bits) Y como siempre se dice que una imagen vale mas que mil palabras:
                                 








    Una banda Delaque que me estoy montando (bueno, llevo ya unos cuantos años con ella jejeje) con piezas de Milicia imperial de fantasy, Guardia Imperial, Bárbaros del caos,  alguna otra pieza de Warzone, y masilla verde para hacer las gafas y los cuellos de las gabardinas.

 Esta banda mia, es algo más elaborada, pero con unos simples catachanes de plástico, es sencillísimo hacerse unos Orlocks, o unos Goliaths con unos bárbaros del caos, y armas de la Guardia Imperial.
Las miniaturas de cultistas del caos, son perfectas para usar como banda del culto al caos en Necromunda, y con muy pocos cambios y arreglos, como banda de Redencionistas o incluso de la casa Cawdor. Unas Escher conversionando brujas de los elfos oscuros.... etc etc.

 Es más, creo que quieres juegan con bandas transformadas por ellos mismos para que tengan el aspecto adecuado, tienen más mérito que los que simplemente tenemos las minis antiguas desde que salieron, o que las consiguen ahora. Sus bandas tienen un aspecto único y que además conservan esa imagen tan de Ncromunda. Eso si, aquellos que simplemente se buscan minis de marcas nuevas que por equipo puedan "hacer de", lo siento pero no se ganan mi respeto.

 "Es que a mi me gustan más las miniaturas actuales"

 Pues juega a reglamentos actuales con jugadores actuales. Lo siento, en este aspecto soy un tanto intransigente. Hay miniaturas que sin tener aire retro, pueden valer perfectamente para Necromunda. Pero no cualquier cosa vale por que vaya equipada de forma parecida. Unas minis de Infinity, de Eden, de Punkapocaliptic, lo siento pero no tienen aspecto necromundiano. Por muchísima calidad que tengan las miniaturas y cuanto gusten a sus defensores.

 Y esto me lleva como es normal a la nueva edición de Necromunda.

                                


    
 La nueva edición del juego que ha reeditado Games Workshop, no está nada mal. Las minis son una pasada, y la escenografía que viene está muy bien. Como juego de tablero, al estilo de Space Hulk me parece muy entretenido y es más que probable que echemos alguna partida de vez en cuando.  Además, han hecho una cosa que suena raro en los últimos tiempos de la empresa de Nottingham. Y es respetar su propio trasfondo, o al menos en parte.  Ahora las nuevas bandas, se centran más en las profesiones que según el trasfondo de cada casa realizaban estas, y eso se nota en el equipo que llevan. La casa Goliath por ejemplo, se dedica a la minería y la construcción, y por tanto la mayoría de sus armas y equipo está basado en estos trabajos (remachadoras, llaves de grifa, soldadores...) Las Escher tienen casi todos los contratos médicos y de sustancias químicas con las fuerzas imperiales, y por tanto tienen piezas de equipo tales como rifles de agujas, fumigadores..
 Ya se han visto las mins de la casa Orlock que tienen sobre todo grandes fundiciones y fábricas mecánicas. Y su equipo está también reflejado. Habrá que ver que distinciones hacen con el resto de casas.

-¿Quiere esto decir que vamos a cambiar al nuevo reglamento?

 Ni por asomo. El sistema de campaña ha sido bastante simplificado y le han quitado mucho DRAMA. Si, drama es la palabra que para nosotros mejor define una campaña de Necromunda clásico. Las posibilidades que que cualquiera de tus hombres muera o quede bastante tullido son bastante altas, y eso en el nuevo, se ha disminuido mucho (las nuevas generaciones no llevan muy bien que les defenestren su banda/equipo/ejército tras una sola partida de campaña) El reglamento en si ha cambiado en algunos aspectos simplificándolo bastante con la típica excusa de hacerlo más ágil y sencillo. ¿Pero que puñetera manía oye de hacerlo todo más ágil y sencillo? No hay ninguna necesidad.
 Podía entender en su día que este sistema, que no es otro que el de Warhammer 40.000 2ª edición, se cambiara en ese universo para su 3ª edición por que querían que los ejércitos estuvieran compuestos por más miniaturas (hay que seguir vendiendo) y el sistema de combate ralentizaba mucho el juego cuando había muchas minis implicadas. Pero aquí que solo hay una docena de minis ¿Cuál es la excusa?
 En fin, lo dicho, que para jugar una partida de tablero al estilo de Space Hulk de vez en cuando, si está muy bien, pero no es el Necromunda de toda la vida, es otra cosa. Para jugar nuestras campañas de Necromunda, tenemos el de siempre, y no nos hace falta más.
 En cuanto a las minis y la escenografía, la segunda (que se vende también por separado) yo ya la estoy incorporando a nuestra mesa de juego. Las minis no tengo intención de utilizarlas, pero alguno de la campaña al parecer si (en especial los nuevos Orlocks) Veremos como quedan con el resto de bandas clásicas.

 Y hasta aquí la primera de las entradas sobre nuestra campaña de Necromunda. En las próximas semanas iré poniendo fotos de nuestras bandas pintadas, de la escenografía que voy haciendo, y puede que de nuestras partidas (Sobre todo cuando hacemos tardes de Necro, con varias partidas a la vez)

 Hasta pronto, y que paséis todos vuestros chequeos de munición.